Alberto Leiva

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
La historia de Jesse – Parte 10

La historia de Jesse – Parte 10

Parte 10

Me despierto con un sobresalto. Al reclinarme hacia arriba me golpeo contra un techo. Por suerte no me ha dolido, pero apenas tengo espacio para moverme. Estoy dentro de un ataúd, que demonios… si me han ahorcado. Incontrolablemente empiezo a reírme al darme cuenta de que no me han matado, que no han sido capaces de hacer bien su trabajo. Pienso ir a por ellos y hacerles sufrir de la forma más cruel y despiadada.

Tengo mucha sed y mucha hambre. Siento una creciente necesidad de beber sangre. Golpeo con mis puños la parte superior del ataúd y de los agujeros empieza a caer tierra. Mierda, moriré ahogado. Un momento… no estoy respirando. Tampoco siento los latidos de mi corazón. Aquí dentro no hay luz y veo con bastante claridad, que demonios…

De varios golpes rompo la tapa del ataúd y acabo sepultado por la tierra. Perfecto, no me han enterrado boca abajo. Tengo que salir de aquí.

Tras estar buceando por la tierra y tragando parte de ella, consigo salir a la superficie. Esos idiotas me han enterrado en el cementerio. Es de noche y no hay luna, pero al igual que en el ataúd, puedo ver con bastante claridad. También puedo escuchar los ronquidos de alguien. Proceden de una caseta a la entrada. Camino hacia allí con las piernas bastante entumecidas, cada paso me cuesta como si estuviese caminando debajo del mar.

Cuando llego a la caseta veo a un hombre bastante mayor que está dormido. Es el enterrador de este cementerio, además de enterrar, también vigila que nadie se cuele y robe a los cadáveres. Un instinto primario y totalmente salvaje hace que me abalance sobre él y le muerda en el cuello para beberme su sangre. Está deliciosa. No le he dado tiempo a despertarse, al lanzarme sobre él le he partido el cuello sin querer. Mejor, así me facilitará el banquete.

En poco tiempo se queda seco, ya no le queda ni una gota de sangre. Siento que mi sed y mi hambre han desaparecido, también me siento mucho más ágil y mucho más fuerte.

El momento de mi venganza ha comenzado.

(Hasta aquí la historia de Jesse, habrá más en el segundo libro de «El diario de Jensen»).

*Esta historia está basada en Jesse, un personaje que sale en mi libro «El diario Jensen». A su vez estoy escribiendo dos historias más que son: «La historia de Miguel» que estoy publicándola en Twitter, y «La historia de Alicia» que estoy publicándola en Instagram. Si os gusta mi obra seguidme en Twitter y en Instagram, y si queréis comprar mis libros, recordad que están a la venta en Amazon. También podéis contribuir con vuestras donaciones dándole al botón de Donar en el lateral derecho de esta página web. Muchas gracias a todos por vuestro cariño y vuestro apoyo.