Alberto Leiva

Compartir
¿Hay que sufrir para escribir cosas emocionantes?

¿Hay que sufrir para escribir cosas emocionantes?

¿Hay que sufrir para escribir cosas emocionantes?

La idea de que todos los escritores sufrimos para crear grandes obras, es posiblemente uno de los mayores mitos de la escritura. Como en todo, depende de cada escritor y de sus «problemas personales». Entonces, si nos enfrentamos a la gran pregunta: ¿Hay que sufrir para escribir cosas emocionantes? Lo cierto, es que no es nada fácil escribir, pero no es imposible.

Desafiando el Mito del Escritor Torturado:

El mito del escritor que sufre como condición indispensable para la creación de obras maestras ha alimentado la percepción romántica de la escritura. Sin embargo, es crucial desafiar este mito y explorar otras formas de encontrar inspiración y emotividad en nuestras historias. Todo empieza en el día a día y en saber caminar paso a paso.

Explorando las Emociones Humanas:

Para que nuestros textos sean emocionantes no es necesario que seamos almas en pena y nos flagelemos con lo mal que nos va y lo mucho que nos cuesta escribir. Si queremos llegar a lo más profundo de nuestro lector y queremos que se le remueva el corazón creando un cóctel de emociones, lo que debemos hacer, es escribir con nuestra verdad. Ser sinceros y exponer lo que a nosotros mismos nos hace sentir emociones. Podemos sentirnos como bichos raros, pero te aseguro que hay muchos más bichos raros como tú.

Creación desde la Empatía:

La empatía se presenta como una poderosa herramienta para los escritores. Obviamente no te van a pasar todas las cosas de las que vas a escribir, pero sí que puedes empaparte de tus vivencias y las de más personas. En este aspecto, si quieres transmitir al máximo, tienes que ser una esponja de emociones. Al comprender las emociones de otros, podemos infundir autenticidad en nuestros personajes y tramas, creando conexiones emocionales fuertes sin necesidad de sufrir personalmente.

Consejos Prácticos para una Escritura Emocionante sin Sufrir:

  1. Observa el mundo a tu alrededor: Encuentra inspiración en la vida cotidiana, observa las interacciones humanas y capta los matices emocionales que te rodean.
  2. Vive experiencias variadas: Amplía tu gama de experiencias para tener un repertorio emocional rico para extraer al escribir.
  3. Crea desde la alegría: Experimenta con la creación desde estados emocionales positivos. La alegría, la felicidad y la gratitud pueden ser fuentes poderosas de inspiración.
  4. Humaniza a tus personajes: Asegúrate de que tus personajes sean tridimensionales y puedan conectar con las emociones del lector, independientemente de si reflejan tus propias experiencias.

En el viaje de la escritura emocionante, no hay una única senda pavimentada con sufrimiento. La conexión con las emociones humanas, la empatía y la diversidad de experiencias son clave para construir historias auténticas y emocionantes. Al desafiar la noción de que el sufrimiento es el único camino, abrimos puertas a una escritura más rica y significativa. Así que, escritor, ¿hay que sufrir para escribir cosas emocionantes? La respuesta puede residir en la exploración de todas las facetas de la vida, descubriendo nuevas formas de expresar las emociones que laten en el corazón de nuestras historias. ¡Sumérgete en la creación literaria con una perspectiva fresca y descubre el potencial infinito de tu pluma!

En mi caso, escribir una historia puede estresarme mucho, pero la emoción y la satisfacción de crear algo nuevo me llena de creatividad y ganas. Así que, escritor, si me estás leyendo, escribe, escribe y escribe.

Alberto Leiva

 

No dejes pasar los Posts anteriores:

¿Qué es Amazon Kindle Unlimited?

Relatando murales: “Yoseba MP”